Saltar al contenido

El robo de Jacinto y sus compinches

12 agosto, 2019

 

Al final va a tener razón mi vieja y va a resultar que Dios existe… Ya me dirán si no…

Hace como diez días o así,  estábamos reunidos todos los del grupo afinando los detalles para el robo de los televisores que les conté. Fijamos la fecha para dos días más tarde y ultimamos las pequeñas cosas que siempre son las más importantes. Nos separamos saliendo de uno en uno,  o de dos en dos de la casa de Alfredo, que es un poco el jefe y el padre de la idea.

Yo salí, casi de los últimos, con Ramón. Cuando ya estábamos lejos de la casa de Alfredo, me dijo que por qué no nos íbamos a celebrarlo… y a mí me pareció una buena idea.

Fuimos a un garito que él conocía y del que no estábamos alejados. Cuando nos habíamos bebido cinco o seis cubatas cada uno, pensamos en irnos a casa, y en esas estábamos  cuando un coche que pasaba a toda velocidad, porque le seguía otro con el que estaba haciendo carreras, nos arrolló…

A Ramón  no le hizo nada prácticamente, pero a mí me dio un golpazo que me hizo saltar por los aires y me rompí la pelvis, la cadera derecha y me destrozó la rodilla de la pierna izquierda…

   

Me han tenido que operar en dos ocasiones y no descartan que tengan que hacerlo por una tercera vez.

Seguramente pasaran meses hasta que pueda volver a caminar de nuevo y me han dicho que tengo por delante una larga y dolorosa rehabilitación.

Ni que decir tiene que ninguno de los coches que provocaron el accidente se detuvo  a ayudarnos.

Cuando vinieron unos chicos  a socorrernos y llamaron a la policía, no fuimos capaces de describir los coches. Ni siquiera coincidíamos en de qué color eran… Llevábamos una “toña” del quince.

Y ustedes dirán, ¿en dónde está la suerte a la que aludía este hombre citando a Dios?

Pues muy sencillo.

La banda tuvo que reorganizarse y realizar el golpe sin mí. Se mantuvo la misma fecha para el “palo” porque si no había que posponer todo unos tres meses y comenzar la planificación de nuevo desde prácticamente cero.

La mayoría no podía permitírselo porque andaban bastante “tiesos” de dinero…

A Luis, que era junto con Ramón y Alfredo uno de los que iba armado, en teoría sólo para intimidar, se le disparó el arma en un forcejeo con el vigilante de la nave y le mató en el acto…

Como no llevaban silenciadores, el vigilante de otra nave cercana oyó el tiro y llamó a la policía.

Cuando llegaron los polis no les había dado tiempo a terminar de cargar las dos furgonetas grandes que habían robado para llevar los televisores hasta el escondite previsto…

Detuvieron a todos menos a Ramón que logró huir de milagro y que al no estar fichado, si nadie “canta” les va a ser difícil de apresar…

Eran siete porque yo faltaba. Han caído seis.

¿Comprenden ahora mi afirmación del principio?

Como mi madre está mucho conmigo en el hospital, hace cuatro o cinco días al verla tan preocupada por mí, se me soltó la lengua por aquello de consolarla, y le conté lo del robo.

Ella me miró y rápida me dijo lo de que Dios existe. Me contó que desde que había salido de la cárcel la tenía muy preocupada y que últimamente rezaba mucho por mí…

No sabía lo que me pasaba, pero me veía raro y huidizo y eso, según ella, no era propio de mí.

Me dijo que estaba muy contenta de que sus oraciones hubieran sido escuchadas. Que prefería verme en el hospital antes que en la cárcel…

Aprovechando la confesión, y el largo camino que tengo para rehabilitarme de todo este estropicio, me obligó a  hacerle una promesa: debo dejar esas ideas que me llevan por el mal camino y volver a ser el Jacinto de siempre…

Se puso muy pesada y tuve que prometérselo… Espero ser capaz de cumplirlo porque el abrazo que me dio cuando lo hice fue muy, pero que muy convincente… Ella creyó en mí.  Yo debería de ser capaz de hacer lo mismo…

 

Los dibujos utilizados pertenecen a drjulianguerra.com)

Anuncios

From → Literatura

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: