Skip to content

Reflexiones sobre la actualidad

18 febrero, 2015

Una de las cosas positivas que tiene el llevar encima una pila de años es, que a estas alturas, tienes una opinión formada prácticamente para cada cosa o situación existente. Más o menos.  Tampoco se trata de una ciencia exacta. Pero también es cierto, que eso no significa que esas opiniones sean inamovibles, aunque para modificarlas hacen falta algo más que bonitas florituras verbales de quien es nuestro antagonista en la discusión. Si hay algo que me gusta especialmente de la gente joven con la que me relaciono, que es abundante y variada  (a partir de los cincuenta casi todos son más jóvenes que una), es su mirada abierta y su actitud positiva. Mucho más positiva de la que tienen mis coetáneos… Según voy cumpliendo años, cada vez me fascinan más los jóvenes, lo cual no hace sino enfrentarme a la situación de que hace mucho tiempo, que abordé la madurez… podemos-dirigentes--644x362 abc

REUTERS
Tania González, Carolina Bescansa, Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Ínigo Errejón y Luis Alegre

Comienzo a comprender esas frases “divertidas” que hace mucho tiempo oía a mis mayores,  las que justificaban no querer relacionarse con gentes de su edad, porque eran “viejos”… Cuantos más años tenemos, más tendemos a querer relacionarnos con los jóvenes. Ellos representan el porvenir. Son savia nueva. No establecen competiciones sobre dolencias y enfermedades sino que afrontan a cada minuto, nuevos planes de futuro, nuevas ideas en las que invertir su tiempo y su energía… Me reconozco en ellos, en su limpieza de corazón, en su pasión por la vida, en su deseo de mejorar el mundo, en su apasionada lucha por cambiar un entorno que no les satisface… Pero sobre todo, en la férrea voluntad de no tolerar más engaños de todos aquellos que siguiendo tan sólo sus propios intereses intentan vender “aire” al resto de la sociedad o infundir el miedo para conquistar las voluntades temerosas de los indecisos. Ahora mismo todos los partidos políticos de nuestro país están en un sinvivir. A prácticamente la totalidad les han pillado con los pantalones bajados mostrando sus “vergüenzas” en público,  como los torpes exhibicionistas que son. Incluso a los que se postulan como los inmediatos salvadores de la patria, les han encontrado ya sus primeras, aunque no desdeñables manchas, en sus inmaculados cuadernos de clase…Ellos, los únicos que no tenían pasado al carecer de experiencia de gobierno… Eso demuestra que tampoco nos valen. Son chapuceros, y hacen como los malos curas: haz lo que yo te diga, no lo que yo haga. O traducido al cristiano: voy a establecer nuevas reglas del juego, para evitar las trampas de los jugadores, pero yo no me las aplico, porque al fin y al cabo, soy el legislador… Valiente “morro”.  Eso ya hemos visto que lo saben hacer todos los demás, y eso es la razón fundamental por la que no nos gustan y estamos dispuestos a cambiarlos… ¿Qué suponían, que al ser nuevos partían con bula en la carrera por el poder? Pues en ese caso, van listos… Su comportamiento no hace sino demostrar que son tontos o lo que es peor, nos toman por tales. (No hay nada más peligroso que un tonto, y si no estáis de acuerdo, establecer un período de reflexión sobre nuestra historia reciente). ¿Qué pensaban?… Quizá creyeron que iban a pasar desapercibidos… Pero, esto tampoco tiene sentido. Si llevas tanto tiempo como ellos llevan “haciendo ruido”, desde los distintos medios de comunicación,  (especialmente televisiones),  es lógico pensar que tu fama ascendente va a ser objeto de atención y va a focalizar sobre ti la sombra de la sospecha. El foco lo van a manejar tus rivales, por la cuenta que les tiene. ¿De verdad crees que te van a permitir vaciarles la nevera para que llenes la tuya con lo que consideran “sus viandas”? En ese caso además de tonto careces de previsión y de visión de futuro lo que hace tu desembarco en política aún más difícil… Desde el momento en que como partido emergente te conviertes en una “amenaza”, todos los demás ya establecidos, van a buscarte las vueltas… No les des carnaza. Aquí se hace más cierto que nunca lo de la mujer del César… ¿De dónde te has sacado que tienes bula? No puedes ponerte un altavoz para declarar los que deben ser normas de conducta para todos,  prometer transparencia, reclamar igualdad verdadera, hablar de participación de todos, de proponer el debate  y la discusión para que todos puedan colaborar de forma real y al más mínimo problema, salir por la tangente, negar las evidencias, enrocarte en posiciones indefendibles y comportarte  de hecho, de la misma forma de aquellos a los que denuncias por corruptos, intransigentes, intolerantes, y faltos de práctica en las virtudes democráticas. Sois iguales que ellos. A ninguno de vosotros os importa un comino el bien de todos o al menos de la mayoría, que debe de ser la máxima aspiración de cualquier representante en una democracia. Vais a lo vuestro. Sólo os interesa medrar y alcanzar el poder sería la forma más rápida de hacerlo. Merecéis el mismo desprecio que vosotros demostráis por el resto de vuestros rivales en la lucha por un poder delegado del que ninguno deberíais disfrutar. No habéis alcanzado la meta y ya os han “pillado” en malas prácticas. Sois igual de casta que ellos. Lástima de sociedad huérfana de principios que nos está tocando vivir… (La foto utilizada está sacada del diario Abc  digital del 17 de febrero )

Anuncios

From → Sociedad

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: