Skip to content

El último concierto: alimento para el alma

28 agosto, 2013

No os podéis perder El último concierto dirigida por el debutante en largometrajes Yaron Zilberman e interpretada por  Christopher Walken, Philip Seymour Hoffman, Catherine Keener, Mark Ivanir (todos en la foto inferior) e Imogen Poots.

Mark Ivanir, Philip Seymour Hoffman, Christopher Walken y   Catherine Keener.

Es, sencillamente, una maravilla. Yo diría más, aun corriendo el riesgo de parecer cursi, me atrevería a decir que es alimento para el alma.

Es la historia de un cuarteto que lleva tocando unido casi veinticinco años. Lo integran dos violines, una viola y un violonchelo.

Los miembros están unidos por lazos personales y profesionales. Uno de ellos ha sido profesor de alguno de los otros y es mentor y casi padre de la única mujer del grupo; otros son pareja y padres de una hija adulta y también música; otro es un perfeccionista obsesivo y origen de algunas diferencias…

La película nos va a ir enseñando lo que significa para cada uno de ellos la vida y los cambios cuando, ante la enfermedad de uno de los ejecutantes, que en un futuro muy próximo le va a apartar de la posibilidad de seguir tocando junto al resto, se imponga la modificación de los integrantes del cuarteto y lo que ello implicará a nivel de los cambios que necesariamente habrán de ir adoptando todos en su forma de vida.

Catherine Keener, Yaron Zilberman e Imogen Poots.

En la foto superior el director Yaron Zilberman,  junto a Catherine Keener a la izquierda, e Imogen Poots a la derecha.

Es una película sobre la camaradería, la amistad, la familia, el amor, el deseo, el bien común, la importancia del grupo, es en definitiva un tratado sobre los seres humanos… cómo somos y de qué forma nos comportamos cada uno ante el mismo hecho y dependiendo de nuestro personal bagaje.

Todo ello aderezado por la cotidianidad de los miembros del cuarteto, sus ensayos, sus diferencias y sus enfrentamientos así como la resolución de los conflictos.

Es un canto a la vida, a la esperanza. Es un manual de vida pleno de sensibilidad e inteligencia.

Cada uno de los actores es un prodigio en sí mismo pero además todos y cada uno de ellos se encargan de un personaje que parece hecho a medida de su talento.

Yaron Zilberman

Nadie podría decir que el director  (Yaron Zilberman, en la foto superior), es un “primerizo”. La película tiene un estupendo ritmo y la historia y la magnífica música que la acompaña Opus 131 de Beethoven nos permitirán disfrutar de un espectáculo completo.

No os la perdáis. Me agradeceréis la sugerencia.

Anuncios

From → Cine

2 comentarios
  1. Gracias Blanca por la sugerencia y por la crítica. Fui a ver y la peli y no me defraudó. Efectivamente…. Alimento para el alma!

  2. Marita permalink

    querida Blanca, me has convencido voy a ir a verla y ya te contaré.
    besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: