Skip to content

Tecnología sin vida física: aislamiento

18 junio, 2013

Las nuevas tecnologías

Los humanos somos, cuando menos, una especie peculiar. No tenemos medida. Y con frecuencia, para nuestro mal, hacemos verdad el refrán: “los árboles, no nos dejan ver el bosque”.

Las nuevas tecnologías han irrumpido con fuerza en el mundo. En muchos aspectos han llegado para revolucionar y mejorar nuestras vidas:

– Nos hacen más accesible la comunicación.  Podemos estar en contacto “con los nuestros” de forma instantánea (whatsapp, facebook, twitter…) independientemente de las distancias  reales que nos separen

– Nos han hecho que podamos formar parte de la comunicación siendo interlocutores válidos e inmediatos para las marcas. Nuestra respuesta es tenida en cuenta, en el acto (no hacerlo puede hacerles bajar las ventas)

– Eliminan las barreras del idioma y las fronteras geográficas,  ya que los traductores incorporados a las páginas nos permiten ampliar nuestros horizontes de contacto

– Tenemos todos, al alcance de un click, lo que yo con sorna acostumbro a llamar “la biblioteca de Alejandría”. Nos es fácil acceder a cualquier conocimiento navegando por la red. (Otra cosa sería la calidad de esa información, dependiendo de qué fuente, de las innumerables a nuestro alcance, hemos escogido)

– Nos permite compartir de todo y con todos  sin otra medida que las leyes y la moral (que no es poco si se respetan)

Así podríamos seguir un rato más desgranando posibilidades de uso favorables. Y me diréis, ahora viene el “pero”. Pues sí. Es lógico. No existe el bien sin el mal. Ya sabéis. La identidad de los contrarios hace un todo perfecto.

Lo que estamos dejando de hacer

Vaya por delante que el problema no está en la tecnología. Somos los usuarios los que aportamos las dificultades. De ahí que en mi inicio os comentara que los seres humanos no tenemos medida.

¿Os pasa a vosotros sentados delante del ordenador, la Tablet o con el teléfono móvil  en la mano (los más “viciosos y entregados a la causa”), decir: consulto un momento y te sigo haciendo caso?

images

Y ese supuesto momento se prolonga,” sin culpa por vuestra parte”, de manera “irremediable”, en una completa falta de atención al interlocutor previo…

Lo que iba a durar un momento se convierte de forma consecutiva en un rato, en un voy enseguida, en un ya termino y en una disculpa que,  por reiterada,  deja de ser una cortesía y se convierte en un problema de falta de atención al/ los otros y finalmente en una falta de educación.

La vida física

Las redes sociales que ten estupendas son para muchas cosas, por el mal uso que les damos, pueden llegar a convertirse en un problema importante en nuestras vidas.

El poder mantenernos siempre en contacto ”laboral” es una trampa en la que poco a poco, cada vez hay más gente atrapada.

A veces, llegamos a abandonar de alguna manera nuestra vida física (que no real),  por la comodidad, cercanía aparente e inmediatez que nos proporciona su uso.

Cuantas veces nos encontramos contestando a amigos, respondiendo a compañeros o “hablando” desde el ordenador o el móvil con la familia sin haberlos visto físicamente en semanas o en meses, trabajando en el mismo espacio físico, viviendo en la misma ciudad y a veces siendo casi vecinos.

El trabajo se desplaza con nosotros

Puede parecer una exageración, pero si sois honestos con vosotros mismos, en muchos casos me daréis la razón.

El trabajo se va con nosotros a casa y los problemas sin resolver, a menudo, también.

Antes muchas de las cosas que ahora hacemos con un teclado las sustituíamos por el uso del teléfono.

No digo que sea lo ideal, pero al menos algo más de proximidad nos aportaba.

Yo creo que el mayor peligro del uso, mal uso mejor dicho, que estamos haciendo, es el aislamiento en el que poco a poco nos estamos sumiendo.

El peligro del aislamiento

¿Qué pasa con aquellos que no comparten las redes? ¿O los que no tienen acceso a ellas? Aquellos que no tienen los medios técnicos o los conocimientos para poder usarlas, no pueden participar.

Se quedan fuera del grupo. Los aislamos.

¿Y los que sólo comparten espacios virtuales y no se conectan físicamente con otros?

Pues esos también se quedan solos. En compañía virtual de sus amigos virtuales…

A mí, como muchos sabéis, me encanta el cine. Y creo que con frecuencia, este refleja la vida.

¿Os habéis fijado la cantidad de argumentos que hay en la cartelera reciente, no de la última semana, sino de los últimos años, que nos cuentan historias de aislamiento y soledad?

Pues haced memoria, porque hay muchos.  No os voy a dar ejemplos por no enrollarme.

Tú eres el dueño de tu tiempo y de tu vida

El problema no está en la cantidad de maravillosos medios que tenemos a nuestro alcance, sino en cómo los utilizamos.

Un interlocutor mecánico como es el ordenador, no te impone el ritmo. Lo fijas tú. Y lo estamos fijando mal. Estamos permitiendo que nos absorba. Que polarice nuestra atención. Que de alguna forma nos marque el compás.

Tenemos que priorizar y ser capaces de renunciar al atractivo canto con que nos llama para prestar atención a otras personas y cosas que merecen nuestro interés.

amigos_abrazo

A este paso, si mañana se cae el satélite, habremos olvidado como establecer comunicación de calidad con nuestros próximos, aunque seamos unos “figuras” de la comunicación en redes.

¿Te apuntas a recuperar la comunicación física?

¿Quieres tener la posibilidad de volver a abrazar a aquellos que hace un montón que no tienes delante de tus ojos, para demostrarles que te alegras de verlos?

Anuncios
3 comentarios
  1. Totalmente de acuerdo contigo Blanca. Un tema muy actual y del que se seguirá hablando. Las nuevas tecnologías nos han traido muchas facilidades pero lo más básico, la comunicación entre personas se ésta pediendo. La estamos perdiendo y como dice Carlos lo peor son las generaciones que vienen que creen que lo normal es relacionarse a través del odenador o ¡pintar con el dedo a través de la tablet! Que es lo que le paso a una prima cuando le dieron una hoja de papel ella quiso como en la tablet usar el dedo para colorear.Me quede tan impactada… Así que tecnología sí pero en su justa medida, aunque reconozco que es dificil medirla. Pero hay que concieciarse de lo que nos puede atrapar la tecnología así que yo también haré por cultivar la vida física!

  2. carlosmoroble permalink

    Pero lo peor de todo no somos nosotros con esta situación. Sino los niños, que no en su infancia no han conocido otra forma de relacionarse. Para ellos lo anormal será hacerlo de forma física.

  3. Qué razón tienes! Si estás en las redes, todo va bien, pero ay! amigo! ¿qué ocurre, si por la razón que sea, no estás? parece el fín del mundo!, te quedas fuera de juego!. Cultivemos la vida física! hay un tiempo y un modo para todo! Gracias por sacar este tema!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: