Skip to content

Trabajo y salario

12 junio, 2013

Al igual que tantos otros, estoy buscando empleo. Ocupo una parte importante de mi tiempo libre,  que ahora es bastante, en mantenerme al día, reciclar los conocimientos adquiridos, leer de todo, adquirir nuevos conocimientos, estudiar, mantenerme en contacto con amigos, conocidos y antiguos compañeros  para que entre todos podamos vislumbrar alguna posibilidad de volver a encontrar acomodo para mi humilde persona.

No me puedo permitir el lujo, ad eternum, de mantenerme ociosa, aunque ese ocio, obligado, esté siendo muy productivo.

Búsqueda activa de empleo

En pocas palabras: estoy en búsqueda activa de empleo. Ese glorioso eufemismo, que no sé muy bien a quién se le ocurrió, pero que siempre que lo oigo, lo leo, o lo escribo, no deja de hacerme gracia.

Cuando consulto los periódicos, las revistas, los buscadores en las redes, entro en todo aquello que se me ocurre en internet, y son muchos los lugares, ya que inquietudes no me faltan; hay algo que nunca deja de llamarme la atención: ¿qué sueldo aspira a ganar?, preguntan algunas empresas que piden un candidato para tal o cual puesto.

No se me ocurre pregunta más absurda y malintencionada.

¿Qué quiere ganar?

Vamos a ver: ¿quién sabe en qué consiste el trabajo que ofrece?, ¿quién conoce qué responsabilidad conlleva?, ¿quién sabe en qué cifras de negocio se mueve la empresa que contrata?, ¿quién conoce el convenio en el que se mueve la compañía y dentro de que sector se enmarca?,  ¿quién puede, por tanto, responder de mejor forma a la pregunta formulada?

Pues, entonces, si esto es tal y cómo lo planteo, ¿a qué viene la pregunta?,  ¿qué se pretende con la respuesta?

Veamos posibilidades: ¿saber cómo se valora el candidato a sí mismo?; ¿conocer dentro de perfiles similares quién es el que, según su grado de necesidad o desesperación, estaría dispuesto a afrontar el reto por menor costo?, ¿saber quién es el más ingenioso y capaz, sin “mojarse”, de dar una respuesta más “chusca”?

La opción del regateo

Me parece un planteamiento cruel el sólo hecho de formular la pregunta. Lo mires como lo mires, es una falta de respeto al posible candidato (en esos momentos un desconocido anónimo), y proyecta una mala imagen de la compañía  que se presenta como un “mercado persa” ya que parece dispuesta a comprar por regateo…

No sé por qué, pero la mayoría de las personas somos reacias a valorar, como merece en justicia, nuestro trabajo en términos económicos.

Seguramente si pudiéramos hacer una encuesta anónima y con número suficientemente representativo de encuestados a los que se les preguntara – ¿considera Ud., estar ganando lo que merece por el trabajo que desarrolla?-  Nadie, ni tan siquiera aquellos que objetivamente podrían considerarse bien pagados, respondería con un -SI –

Es complicada la autovaloración. ¿Somos capaces de juzgar de forma objetiva nuestros hechos y potencialidades? ¿Nos queremos en exceso, o demasiado poco?

Lo habitual es que las empresas fijen el perfil ideal del candidato que buscan y que valoren económicamente que es lo que están dispuestos a pagar por ese perfil, si se suma a la empresa.

De esa forma nadie se puede llamar a engaño. Yo necesito esto y para conseguirlo puedo pagar tanto.

La ocultación

Luego, podríamos hablar de las empresas “misteriosas”.  Son aquellas que de dinero no hablan con cifras hasta la entrevista final.

Tampoco es comprensible y vuelvo a la opción malsana del regateo. ¿Qué pretenden?, ¿Qué la presión sobre los finalistas haga que estos estén dispuestos a bajar sus expectativas?

Todos sabemos que corren malos tiempos para encontrar trabajo, pero que estos tiempos acaben es responsabilidad de todos.

Quien contrata tiene que ser consciente de que él también es un trabajador. Manejar la empatía y ser capaz de colocarse en el lugar del entrevistado no te hace débil sino humano y eso, y más en la sociedad en que todos nos desenvolvemos es un valor en alza por su escasez.

El entrevistado necesita información sobre la empresa al igual que la empresa quiere saber lo más posible sobre el candidato. La ecuanimidad debería de estar presente en todas las negociaciones.

Anuncios

From → Sociedad

6 comentarios
  1. Me ha encantado, Blanca que hables de este tema, y en concreto de esa preguntita que yo también he tenido que oír hace bien poco… Cualquier respuesta te hace sentir como un tonto… O bien te arriesgas con una cifra un poco alta y si no te llaman piensas que te has pasado de listo, o por el contrario pecas de humilde pidiendo lo justito y si luego te llaman te sientes de lo más ridículo. Una falta de ética total y por desgracia, práctica habitual…

  2. sandra permalink

    Totalmente de acuerdo, me parece una total falta de respeto que en una entrevista de trabajo te pregunten que sueldo aspiras a ganar.

  3. Marisa permalink

    De nuevo has dado en el blanco.Si fuesen capaces de indicar en las ofertas el salario que vas a cobrar también nos evitaríamos muchos paseos y no que por norma general “marean la perdiz” y no sueltan prenda hasta que ya has dicho que sí al puesto. Nos tenemos que tirar a la piscina, comenzar a currar y luego te aparece un jefecillo diciendo, perdona ya te dije que ibas a cobrar……….al mes verdad? También habría que ver las caritas que se nos quedan con la noticia, siempre habíamos imaginado algo más

  4. Blanca, no se puede explicar mejor! Manejar la empatía, No te hace débil sino humano.
    No tengo más comentarios… !

  5. La pregunta debería estar acompañada por una referencia al salario del empleado anterior en ese puesto, no?

  6. ¡¿Cómo no me va a gustar este post?! Muy buena reflexión, Blanca. Por desgracia, eso del regateo se lleva mucho. Me quedo con tu sabia conclusión: “La ecuanimidad debería estar presente en todas las negociaciones”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: