Skip to content

Todos somos becarios

16 mayo, 2013

Nos pasamos la vida intentando ayudar a los demás. Muchas veces, apuntamos lejos. A personas o a conflictos que están alejadísimos de nuestro entorno. Y no somos conscientes, o no queremos serlo, de que tenemos posibilidad de echar una mano, a nuestro lado… prácticamente en nuestro circulo más inmediato, e incluso  a veces la mano nos la deberíamos echar a nosotros mismos…

Me explicaré.

Estamos consintiendo todos en la situación que vivimos a diario. Todos sabemos que “la cosa” como decían en el chiste andaluz, anda fatal. Lo estamos viviendo en nuestra propia carne. Pero, por si hubiésemos estado distraídos y se  nos hubiera pasado por alto, todo el mundo no hace más que recordarnoslo.

foto 2

Los medios de comunicación no dejan de machacarnos y nosotros mismos en nuestra cotidianidad no dejamos de repetirlo.

Hasta para buscar un empleo, de forma inexorable echamos mano de la misma cantinela de forma constante… es que no hay nada…

Ni lo va a haber, si seguimos así.

Las propias empresas que deben de darnos trabajo a los trabajadores se han ido quedando, por lógica conveniencia con la “copla”. Tal y como está el patio, cualquiera contrata….Que se apañen, que el trabajo que antes hacían tres, que ahora lo hagan dos… o si no becarios… eso es, que buena idea…

Vamos a traer becarios…

Estos últimos se han convertido en el ungüento amarillo que para todo vale.

Los aprendices o becarios

Cuando yo comencé a trabajar, hace ya muchos años de eso, ya existía esta figura pero no era exactamente igual que ahora.

Los aprendices o becarios trabajaban por muy poco dinero (Si, se les pagaba. Aunque muy poco), se les exprimía como si fueran limones (ha ido siempre unido a la condición de aprendiz, ya se sabe, el último en llegar, el primero en “pringar”),  porque estaban como locos por hacer méritos y demostrar su valía, y se les “baqueteaba” y se les enseñaba la realidad del trabajo en yuxtaposición a la vida de color de rosa que habían contemplado en sus libros de texto, en donde los modelos teóricos funcionan siempre a la perfección. En pocas palabras, se les formaba. Una vez acabada esa formación y preparado el espécimen (es que a veces era casi un experimento el trato con ellos) se tenía un trabajador hecho casi a  medida.

La duración del aprendizaje

Ese periodo de aprendizaje, no duraba más allá de lo razonable (entre 3 y 6 meses, tiempo más que suficiente para saber si eran o no aptos para el desarrollo del trabajo) y una vez concluido el becario o aprendiz era invitado a formar parte de la plantilla con su salario correspondiente y todas las prebendas de las que disfrutaban sus compañeros, sólo limitadas por la categoría en la que fuera a integrarse…

Eso era lo lógico. Porque si una empresa acogía a un becario es que tenía un trabajo que ofrecerle y su condición de becario, lo que permitía a la empresa, era asegurarse de la idoneidad del candidato para el desarrollo del puesto a cubrir.

Ahora no. Las empresas utilizan a los becarios como sustitutos de su fuerza de trabajo. No todas, es cierto. Pero si la mayoría.

foto1foto 3

Hay muchas que tienen un batallón de becarios que son sustituidos por otros becarios cuando están formados sin tener en los intervalos la menor intención de incorporar a nadie a “filas”…

Y no les pagan. Ni tan siquiera el transporte o la comida si la duración de la jornada o el horario de la empresa no les permite volver a comer a sus casas.

Y lo estamos consintiendo todos…

Y todos somos los becarios, o los padres de los becarios, o los hermanos de los becarios, o los tíos de los becarios…

No debería de estar permitido. Ni ser legal. Es como mínimo inmoral. Y desde luego  es inhumano.

Normalizar las excepciones

¿Por qué el empresario, o el consejero delegado, el presidente o el dueño de la empresa, finalmente el responsable de la misma, considera que él es merecedor de un puesto de trabajo y un salario que lo remunere, y el becario no?

¿De verdad su actitud es la misma si el becario es su hijo, el hijo de un amigo o de un cliente?

¿Dónde está escrito que debe de ser así? Y ¿por qué lo consentimos?

No saldremos de esta hasta que todos no nos concienciemos del tipo de sociedad que estamos consintiendo que se imponga.

Estamos aceptando como normales comportamientos que no lo son.

Si no ponemos remedio pronto, al final todos vamos a ser becarios, ¿no os parece?…

Anuncios

From → Sociedad

7 comentarios
  1. Blanca, como al resto de compañeros me ha llegado el tema de los becarios… a mi al alma. Me he sentido tan identificada… ¡Fuí becaria hasta hace poco menos de un año! A pesar de tener experiencia de 2 años como becaria y otro en una empresa. Además viví lo que denominaron como una solución una especie de contrato en practicas, ¡sí más practicas! Una auténtica pantomima que solucionaba la papeleta a la empresa. Y como dices en tu mas que acertado post, todos hemos consentido ésta indignante situación.Y la solución esta complicada, especialemente en el sector de los medios de comunicación que se han acostumbrado, y como tambien apuntas normalizado el hecho de tirar becarios. Y por la parte que nos toca, como periodista, conozco a mucha gente que no deja de estudiar para poder tener una “oportunidad” de trabajo ¡aunque se de becario! Gracias por acordarte de ellos, de mi.

  2. Lo que sí estaba más controlado antes era la duración en los contratos de becarios. Ahora los becarios casi que pueden ser indefinidos, y encima que no rechisten.

  3. Ana Maria permalink

    Totalmente de acuerdo

  4. Yo también fui becaria y durante más tiempo del que legalmente se puede estar. Como yo conozco a muchos periodistas. Sigue existiendo esta figura que en la mayoría de los casos, dejó de ser becario hace muchos meses porque ha aprendido a hacer el trabajo, a veces, incluso mejor que algunos compañeros, pero sin embargo, no les contratan porque son más baratos.
    Con la crisis, lejos de desaparecer la figura del becario, se ha potenciado. Las empresas se aprovechan y los futuros trabajadores confían en que les llegará la oportunidad de un trabajo si rinden y muestran pasión en lo que hacen.
    Lo que se necesita es una Ley que regule esto.

  5. Me has tocado la fibra con este tema, Blanca. He sumado entre todas las empresas en las que he estado dos años de becario. Y en tanto tiempo he comprobado que en este país se tolera todo, que a las empresas les da igual quién lo haga pero que se haga y que las leyes están para saltárselas porque el fin justifica los medios.
    He sido víctima pero echando la vista atrás tampoco veo solución posible tal y como están distribuidas las empresas.

  6. Justo me acaba de llamar una amiga para decirme que ni siquiera le hacen un contrato en prácticas porque no tienen dinero, mientras tanto ella sigue traduciendo contratos del portugués, el francés y el inglés. Yo ya me he negado a trabajar en condiciones indignas. Muy bueno tu post!

  7. Yo también viví la época del trabajo en prácticas o de aprendiz y doy fe que no es equiparable a la condición de becario.Se trataba de un trabajo no muy bien remunerado, pero era el paso previo para quedarte “fijo” en la empresa. No se si existe algún estudio sobre el porcentaje de becarios que consiguen permanecer en la plantilla de la empresa, pero si lo hay, o alguno lo conoceis tengo curiosidad por saberlo.
    Gracias Blanca por traer este tema, siempre controvertido pero del que todos somos partícipes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: